Para pagos por BIZUM contactar por WhatsApp

Jabalí. Exvoto Ibérico.

cabeza-logo

2,89 

Hay existencias

Reproducción de un jabalí, exvoto íbero utilizado por los pueblos prerromanos de la península Ibérica desde el siglo VI al siglo I – II a. C. como ofrenda para los dioses. (VER DESCRIPCIÓN).

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Loading...

Descripción

JABALÍ. EXVOTO IBÉRICO. REPRODUCCIÓN.

ÉPOCA: Siglo VI a. C al siglo II – I a. C.

MATERIAL: Zamat.

LARGO. 3,4 cm.

ALTO:   1,98cm.

ANCHO: 0,90cm.

Figura animal representado a un jabalí de reducidas dimensiones, con las orejas y el hocico muy marcados. Cara poco definida sin que se aprecien claramente los colmillos, al contrario que las orejas y el hocico.

 

 

 

El jabalí.

El jabalí es un animal con una presencia significativa en todo el Mediterraneo desde épocas muy tempranas, recordemos en la mitología griega que uno de los trabajos de Heracles era la caza del jabalí de Calidón y a la caza de este animal también están asociados los héroes griegos  Meleagro y Atalanta.

En la península ibérica muy pronto hace su aparición parece que unido al mundo celta o en relación con alguna de sus diosas y son múltiples sus apariciones así está representado en cerámicas, espadas, monedas, adornos, ajuares de tumbas, exvotos de santuarios, monumentos funerarios etc.. incluso  hay algunas opiniones que dicen que los “verracos” serían jabalíes.

 

 

 

 

EXVOTOS ÍBEROS.

 

Eran unas figuras elaboradas en piedra, terracota y sobre todo bronce  que se cree que eran ofrendas que dejaban los habitantes de la Hispania prerromana en los santuarios o lugares de culto. Estas ofrendas a los dioses se hacían para conseguir salud, victorias, fertilidad, curaciones etc.

Debemos decir que una gran parte de los pueblos antiguos concebían la enfermedad, las derrotas o las desgracias en cualquier faceta de su vida o de la ciudad como una culpa que se debía expiar ante el dios a la vez que se podía hacer un pacto, promesa o petición a la divinidad y luego si se cumplía esa petición ofrecer al dios un exvoto para pagar esa deuda.

Hay algunos autores que dicen no eran ofrendas a dioses sino que representaban a los propios dioses.

Estos exvotos son muy numerosos, la mayoría de bronce realizados con el método de la cera perdida sobre un molde de arcilla que se rompía tras solidificar el bronce y luego se retocaba a cincel, esta era la manera de fabricación normal en la Hispania Prerromana.

Eran piezas de pequeña factura normalmente no pasaban de 20 centímetros con figura estilizada tanto de género masculino como femenino, muchas veces con las palmas de la mano hacia arriba en actitud de plegaria y con algún miembro del cuerpo con rasgos exagerados. Son menos abundantes los exvotos con figuras de animales.

La mayor parte de los hallazgos se encuentran en el sur o sureste de Hispania en santuarios que son cuevas o altos del terreno lejos de las poblaciones.

Tienen muy poco que ver con las figuras que aparecen en la religión romana y si pueden tener como precedente exvotos aparecidos en santuarios griegos o etruscos.

Estos exvotos son de lo que se conserva del arte figurativo ibérico el material más abundante y nos aportan datos significativos sobre la religión, el vestido, las ofrendas, las costumbres etc de los pueblos ibéricos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Jabalí. Exvoto Ibérico.”