Para pagos por BIZUM contactar por WhatsApp

Follis de Justiniano.

cabeza-logo

3,75 

Reproducción de una follis del emperador Justiniano I,  acuñado a partir de una auténtico follis de bronce con la imagen del emperador  sosteniendo cruz y globo crucífero en el anverso y la marca de valor M (40 nummi), el año y la oficina en el reverso. (VER DESCRIPCIÓN)

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Loading...

Descripción

FOLLIS DE JUSTINIANO I. (Reproducción).

Justiniano I  (527 – 565 d. C). Emperador 54 – 68 d.C.

Moneda: Follis

Ceca. Nicomedia. (544/545 d. C)

Material: Zamak

Inscripciones:

Anverso: D N IVSTINIANVS P P AVG.

Busto frontal del emperador con casco portando cruz y sosteniendo globo crucífero y escudo en el que se muestra un jinete con lanza, cruz en el campo derecho.

Reverso:  Letra M grande mostrando su valor 40 nummi entre  A/N/N/O y fecha- X/Ч/II/I, B indicando la oficina; NIKO en el exergo.

 

 

 

 

JUSTINIANO I, EL GRANDE. (482 – 565 d. C). Emperador desde 527 d. C.

Flavius Petrus Sabbatius Iustinianus, nace en Tauresio, una pequeña aldea Iliria, situada en la actual Macedonia, se cree que de familia humilde, el cognomen “Iustinianus” lo toma tras ser adoptado por su tío Justino I, emperador de Bizancio.

En su infancia su tío lo lleva a Constantinopla donde recibe una brillante formación civil y militar, tras la subida al trono de Justino y al amparo de este va escalando puestos en la administración, primero es nombrado cónsul, luego comandante único del ejército y finalmente sucesor ya que Justino I no tenía hijos.

Se casó con Teodora, una ex-actriz y cortesana veinte años más joven que él en medio de un gran escandalo.

Se rodeó siempre de unos colaboradores excepcionales, Triboniano (leyes), Juan de Capadocia y Juan de Barsine (finanzas) y Belisario y Narsés (ejército).

Tras su subida al trono sin oposición tras la muerte de su tío muy pronto tuvo que enfrentarse a una revuelta popular instigada por las clases altas debido a las fuertes subidas de impuestos, esta revuelta recibió el nombre de “Revuelta de Nika” y Constantinopla durante cinco días se convirtió en un campo de batalla con barrios enteros arrasados, incluso parece que el emperador ante la gravedad de la situación pensó en la huida y si no lo hizo fue a instancias de su esposa Teodora que le dijo la famosa frase “la púrpura es la mejor mortaja”, tras controlar la revuelta, reprimió esta brutalmente con cerca de 30.000 ciudadanos muertos indefensos, cercados por sus tropas bajo el mando de Belisario y Mundus en el hipódromo.

Su política exterior estuvo marcada por la idea de la “Renovatio Imperii”, el intento de alcanzar el esplendor de la antigua Roma y conquistar a los Bárbaros los territorios de occidente que la habían arrebatado, para esto en primer lugar aseguró las fronteras orientales del imperio firmando una paz con los Persas <>, una vez conseguido esto se lanzó a la conquista de territorios del imperio romano, primero derrotó a los Vándalos por medio de su mejor general Belisario conquistando el norte de África, Córcega, Cerdeña y las islas Baleares después atacó al reino Ostrogodo conquistando sus territorios de Sicilia, el sur de Italia, Roma y finalmente ocupando su capital Ravena, en una tercera campaña militar puso bajo su dominio aunque durante un breve periodo de tiempo la parte sur de Hispania y costas y ciudades del sudeste de la península llegando a dominar Cartagena, una de las ciudades más importantes del imperio Visigodo.

Estos éxitos se vieron eclipsados por  las continuas sublevaciones y una gran peste que diezmaron al final de su vida el poder del imperio. Murió en el 565 d. C a los 82 años, siendo un emperador impopular debido a las constantes levas para sus conquistas, las construcciones faraónicas y la subida generalizada de impuestos por lo que su muerte fue recibida con júbilo.

Tuvo una política de éxitos espectaculares pero efímeros

En su reinado destacó especialmente por una mejora notable de la hacienda pública, la recaudación de impuestos y sobre todo por su labor legislativa con una recopilación, revisión y puesta al día del derecho romano con una serie de códigos (Codex Iustinianus, Digesto, Institutas, Novellae Constitutiones etc..) que han pasado a la posteridad como la base del derecho civil moderno, también construyó numerosos templos entre los que destaca la iglesia bizantina de S. Sofía.

Es el primero que introduce en la moneda los retratos y símbolos religiosos.

 

 

 

 

LA MONEDA BIZANTINA.

La moneda bizantina en un primer momento igual que el imperio es una continuación de la moneda romana aunque poco a poca va adquiriendo características propias y específicas debido a que en el estado bizantino sobre todo con el paso del tiempo tiene una influencia enorme la religión cristiana.

Esta consolidación del cristianismo y exclusión incluso persecución de las religiones paganas se manifiesta de forma muy clara en las imágenes que aparecen en la moneda. El estado utiliza la moneda para sistemáticamente hacer propaganda del cristianismo y de paso hacer que la figura del emperador, una figura revestida de sacralidad esté unida a las figuras de la cruz, Cristo, la Virgen o los santos y de esa forma justificar y legitimar su poder.

Esto se ve porque en la mayoría de las monedas los emperadores aparecen de frente, en actitud de rigidez y hieratismo con los atributos del poder religioso y civil con el orbe, el cetro, la corona y el mapa.

La imagen del emperador es atemporal, no se ve su edad, ni tiene ninguna expresividad en el rostro ni mucho menos ninguna caracterización psicológica.

Cristo aparece por primera vez con Justiniano (685 – 695 y 711) de frente con una cruz detrás de la cabeza, cabellos largos, barba y en actitud de bendecir con la mano.

Con León VI (886 – 912) aparece por primera vez la Virgen primero en actitud de rezar y luego con el niño y con los Paleólogos en forma de composición, la Virgen orante, rodeada de las murallas de la ciudad punteadas por series de torres.

En cuanto al tipo de monedas, Constantino introduce el <<solidus>> sustituyendo al áureo romano y abandona el denario de plata como base de la economía bizantina. Todos los emperadores intentan mantener su valor sin hacer devaluaciones. Aunque primero Basilio II (976 – 1025) amplia su diámetro y adelgaza su aspecto y luego en época de los Paleólogos se da una rebaja en la pureza del metal hasta que Juan V Paleólogo (1341 – 1391) abolé las monedas de oro quedando solo las de plata y bronce siendo la <<follis>> la moneda principal.

La <<follis>> cuyo significado latino es saquito, cantidad de monedas que puede contener un saquito tiene diversas fracciones y suelen aparecer letras.

  • La M y el numeralXXXX             40 numus.
  • La K y el numeral XX 20  numus

El medio <<follis>> :

  • La I y la B 12 numus (dodecanumus)
  • La I y la X 10 numus (decanumus)
  • La E y la V   5 numus (pentanumus)

También había monedas de 3, 4, 8 16 y 33 numus.

Las letras indicaban el valor de la moneda en el mundo de lengua griega y el numeral, el equivalente en el mundo latino, esto quiere decir que la moneda bizantina circulaba por todo el mundo romano y que el <<follis>> se había impuesto en todo el comercio mediterráneo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Follis de Justiniano.”