Para pagos por BIZUM contactar por WhatsApp

Áureo de Tiberio.

cabeza-logo

1,89 

El Áureo del Tributo de Jesucristo, Áureo de Tiberio, moneda igual al denario del tributo pero en oro en vez de plata.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Loading...

Descripción

ÁUREO DEL TRIBUTO DE JESUCRISTO. (Reproducción).

Tiberio (42 a .C – 37 d. C).

Moneda: Áureo

Ceca. Lugdunum.

Material: Zamak

Inscripciones:

Anverso: TI(berius) CAESAR DIVI AVG(usti) F(ilius) AUGVSTVS. Tiberio César hijo del divino Augusto, Augusto.

Reverso: PONTIF(ex) MAXIM(us). Pontífice Máximo. Livia como imagen alegórica de la diosa Pax.

Descripción: TIBERIO con la cabeza laureada y en el anverso un retrato sedente en silla curul de LIVIA representada como imagen alegórica de la diosa PAX llevando en su mano derecha un cetro y una rama de olivo (el símbolo de la Paz por antonomasia) con la leyenda Pontífice Máximo que detentaba Tiberio como emperador.

 

EL ÁUREO igual al denario del tributo (PENNY TRIBUTE). La moneda que tuvo en sus manos Jesucristo.

Ἅπόδοτε οὖν τὰ Καίσαρος Καίσαρι καὶ τὰ τοῦ θεοῦ τῷ θεῳ.

Reddite ergo, quae sunt Caesaris, Caesari et, quae sunt Dei, Deo.

«Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios»

 La moneda hace referencia a un pasaje narrado en los evangelios sinópticos de una manera similar en Mateo, (22, 15-22), Lucas (20, 20-26) y Marcos (12, 13-17).

Este es el relato en Marcos 22, 15-22.

<< Entonces salieron los fariseos y tramaron cómo tenderle a Jesús una trampa con sus mismas palabras. Enviaron algunos de sus discípulos junto con los herodianos, los cuales le dijeron:

—Maestro, sabemos que eres un hombre íntegro y que enseñas el camino de Dios de acuerdo con la verdad. No te dejas influir por nadie porque no te fijas en las apariencias. Danos tu opinión: ¿Está permitido pagar impuestos al César o no?

Conociendo sus malas intenciones, Jesús replicó:

—¡Hipócritas! ¿Por qué me tendéis trampas? Mostradme la moneda para el impuesto.

Y se la enseñaron.

—¿De quién son esta imagen y esta inscripción? —les preguntó.

—Del César —respondieron.

—Entonces dadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Al oír esto, se quedaron asombrados. Así que lo dejaron y se fueron. >>

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Áureo de Tiberio.”